Por qué el linóleo es la elección más natural para centro educativos

Por qué el linóleo es la elección más natural para centros educativos

Una de las maneras más sencillas de cambiar el aspecto de tu centro educativo, guardería o centro cultural es la instalación de un pavimento de linóleo. Pero esa no es su mayor ventaja, es natural, resistente y es uno de los pavimentos más sostenibles y ecológicos que existen. Te contamos todo sobre este tipo de suelo.

El linóleo es un pavimento hecho con materiales biológicos.  Su composición, a base de elementos naturales, como el corcho, pigmentos de colores, resina, yute, piedra caliza, harina de madera, y aceite de linaza, lo convierten en un producto hecho al 98% con materia prima reciclable.

Pero por si no fuera suficiente, sobre todo en los tiempos que corren, también es muy resistente e higiénico; uno de los mejores pavimentos para hospitales y entornos sanitarios y esto hace que también dé plena seguridad para ser instalado en entornos visitados periódicamente por niños.

El pavimento de linóleo, uno de los pavimentos más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente

El pavimento de linóleo de Gerflor es uno de los más sostenibles al componerse de un 40% de contenido reciclado (residuos de producción e instalación) y ser 100% reciclable.

Se trata de un producto Carbon Neutral desde su inicio hasta su fin, es decir las emisiones de CO2 son neutrales durante las primeras etapas del ciclo de vida del producto, desde el cultivo de materias primas y hasta el final del proceso de producción (cradle to Gate).

De hecho, cuenta con la Certificación Cradle to Cradle, que significa que el producto ha sido diseñado para la economía circular, ya queel linóleo de Gerflor se desarrolla según una metodología de análisis de ciclo de vida (LCA) en la cual se evalúa el impacto del producto existente en el medio ambiente, así como  es como se desarrollan nuevos productos diseñados específicamente para reducir su impacto ambiental.

Pavimentos sostenibles fabricados con materiales reciclados

Por otro lado, se encuentra también la ventaja de que se trata de un producto de facilidad montaje. Te lo mostramos a continuación.

La calidad del Linóleo de Gerflor no solo ha sido certificada internacionalmente sino también a nivel nacional. La Organización Friendly Materials, que tiene como objetivo incrementar el nivel de salud de los espacios construidos, le ha otorgado la medalla de ORO.

Esto significa que el producto ha obtenido la mejor calificación al haber sido evaluado de acuerdo a los efectos que genera sobre la salud de las personas durante su vida útil en comparación con otros productos del mercado.

Consejos para la instalación de pavimento de linóleo

Muchas personas optan por la instalación de pavimento de linóleo por sus características sostenibles y diseño particular. Sin embargo, es importante tener una atención adecuada para poder tener un resultado final impecable.  

1. Controlar los rollos

Lo primero que debes hacer es verificar que los rollos que te han llegado tengan el mismo nombre de producto, color y número de fabricación.

2. Preparar el suelo

El suelo ha de estar muy limpio y seco para que el material se adhiera correctamente. Pero, además, hay que evitar que existan irregularidades, como elevaciones, separaciones o imperfecciones. De esto dependerá que el suelo se fije bien y no se levante con el paso del tiempo.

3. Preparar los rollos

Todo empieza desenrollando los pavimentos. Luego debemos hacer que estos se aclimaten y se adecuen al ambiente teniéndolos a 18ºC durante 24 horas en un lugar con una tasa de humedad máxima de 75%. Luego debemos aplanar los rollos y aliviar la tensión de éstos.

4. Cortar el linóleo

Es fundamental instalarlos sin adhesivos en una primera instancia. Debemos marcar dónde deberemos cortar para poder cubrir con exactitud el área deseada. El siguiente paso será cortar los bordes junto al muro. Luego tendremos que posicionar el segundo rollo y marcar el área que será cortada para que los rollos encajen perfectamente.

4. Pegar el linóleo

Llego la ora de pegar el linóleo. Hay que hacerlo despacio, asegurándose de que se adhiera firmemente al suelo. Debes empezar por un extremo e ir fijando el resto progresivamente, asegurándote de que no quedan burbujas. Para esto debemos frotar el pavimento haciendo presión contra el subsuelo, podemos ayudarnos con un rodillo.

5. Aplicar el cordón de soldadura – caliente

Una vez terminado se debe esperar 24 horas y pasar a soldar los pavimentos. El agua podría fijarse por las separaciones, afectar el pegamento o el suelo, además de acumular restos de suciedad. Por esto se debe proceder con una soldadura en caliente ya sea de manera automática o  a mano (2,5/ 3 m por minuto a una temperatura de 100-450º).

Si quieres saber más sobre la instalación del linóleo echa un vistazo a este vídeo.

Posts relacionados
Suscríbete y entérate de todas nuestras novedades